Formulario de contacto

X

Coworking: qué es y cómo funciona

12/03/2020

¿Qué es el coworking?

Seguramente te ha ocurrido más de una vez. Dices “trabajo en un coworking” y tu interlocutor te mira con cara rara, pensando: ¿Un co… qué? ¿Qué es un coworking? ¿De qué me está hablando?

La respuesta rápida que solemos dar es que es una oficina compartida. Pero en realidad, la definición de coworking y lo que implica el concepto va mucho más allá. Así que, ahora que estos espacios y formas de trabajo son cada vez más comunes,  vamos a aclarar qué es y qué no es un coworking

Si estudiamos su significado, esta palabra de origen inglés, está formada por “working” que proviene de la palabra work y traducido significa trabajar y con el prefijo “co”, proveniente de colaborativo o cooperativo. Así que en castellano, coworking sería simplemente cotrabajo. Pero vamos más allá del análisis etimológico de la palabra.  En la práctica ¿qué es un coworking

El coworking es una nueva forma de trabajar en la que profesionales autónomos, teletrabajadores y empresarios se unen para trabajar de forma colaborativa. Cada uno trabaja en sus proyectos, pero a la vez se buscan interacciones y crear una red de networking y conexiones entre ellos.  

Trabajar en un espacio de coworking es, en cierto modo, como trabajar en una empresa. Pero en lugar de tener compañeros de diferentes departamentos estás rodeado de profesionales de varios sectores, con una gran diversidad de talento y capacidades. Es un espacio en el que trabajas en tus proyectos, pero no estás solo. Compartes lo que quieres y con quien quieres. 

Estos nuevos espacios de trabajo colaborativo son ideales para quien busque flexibilidad, un entorno de trabajo profesional, estructurar sus jornadas laborales fuera de casa y una oficina a  precios mucho más asequibles. En definitiva, es una nueva forma de trabajo que da muchas ventajas a los autónomos, y que a la vez facilita nuevas formas de negocio.

Los centros de coworking no son nuevos. Su historia se remonta a mediados de los años 90, pero no ha sido hasta los últimos 4-5 años cuando realmente han comenzado a proliferar y expandirse de forma exponencial. ¿Cuál ha sido el gran motivo de su éxito? Nosotros pensamos que es porque se trata de espacios vivos, en los que además de poder disponer de todo lo que necesitas en una oficina, puedes crear vínculos profesionales y personales con una comunidad multidisciplinar. En un coworking auténtico se trabaja. Y mucho. Pero también hay zonas en las que relajarse, interactuar de forma más informal, talleres y eventos en los que aprender nuevas cosas, y actividades para divertirse. Son espacios flexibles en los que el networking fluye de forma natural.

Los coworkers, que es como se conoce a quienes trabajamos en espacios de coworking, somos mayoritariamente autónomos y emprendedores, profesionales del conocimiento que simplemente necesitamos un ordenador, conexión a internet y un móvil para llevar a cabo nuestro trabajo. Y buscamos algo más que una silla y una mesa, ¡eso ya lo tenemos en casa! 

Lo que nos ofrecen los espacios de coworking, como Coworkidea,  son un lugar en el que crecer profesionalmente y ampliar horizontes. Son espacios de intercambio y colaboración, en los que fácilmente podemos encontrar a alguien con quien resolver una duda, lanzar un nuevo proyecto o invertir en un nuevo negocio. 

 

¿Cómo funciona un coworking?

El coworking funciona de una forma muy sencilla, es un plug and play, enchufas tu ordenador y te pones a trabajar. Así de fácil.  ¡No tienes que preocuparte de nada más! Lo más habitual es pagar una cuota mensual por utilizar todas las instalaciones del espacio: mesa de trabajo, comedor, salas de reuniones, fotocopiadora, escáner, espacios comunitarios… 

Los coworking ofrecen diferentes modalidades para formar parte de su comunidad y hacer uso del espacio compartido. ¡Ya hemos dicho que la flexibilidad es clave! Las variantes más comunes de trabajar en un coworking son:

  • Puesto flexible o hot desk: te permite tener una mesa de trabajo que no tiene un uso privativo o individual, sino que puede ser usada por cualquier miembro de la comunidad siempre que esté libre. Llegas y te sientas donde te apetece. Suele ser la más conveniente si eres un nómada digital, estás de paso, quieres probar varios coworking antes de decidirte por uno, o eres un freelance con un presupuesto ajustado.

 

  • Puesto fijo en oficina compartida: en este caso, lo que contratas es un puesto dedicado en exclusiva para ti o para tu equipo. También suele incluir el uso de taquillas o cajoneras auxiliares. La gran ventaja que tiene es que puedes dejar tu ordenador, pantallas u otras herramientas de trabajo en tu sitio y no tienes que andar con el portátil de un lado para otro. Es la opción perfecta para startups y profesionales que se quieren establecer de una forma más prolongada.

 

  • Oficina privada: algunos espacios de coworking, como el nuestro, también cuentan con despachos privados. Te permiten formar parte de la comunidad y de todas tus ventajas, pero también contar con un espacio de trabajo privado que no necesitas compartir con el resto. Es la mejor opción para pequeñas pymes y startups que trabajan en proyectos que requieren estar constantemente hablando o una mayor privacidad. 

Si no quieres pagar una cuota mensual porque vas a pasar pocas horas en el coworking o no estarás tanto tiempo en la ciudad,  también existen aplicaciones como Croissant que te permiten alquilar mesas por horas o por días en diferentes coworkings.

Ahora que ya sabes qué es el coworking y cómo funciona, ya estás listo para salir de casa y adentrarte en el mundo coworker. ¡Busca tu espacio o ven a visitar el nuestro! Tienes tres días de prueba gratis.

Compartir: