Formulario de contacto


X
edificio de oficinas

Las inmobiliarias y el boom del coworking corporativo

09/07/2018

¿Cómo? ¿Que ahora existe una conexión entre las inmobiliarias y los coworkings? Pues si, ya hace unos años que algunas multinacionales inmobiliarias han empezado a apostar fuerte por los espacios de coworking y de trabajo compartido. Los peces gordos de esta nueva combinación de negocio más conocidos son Regus, Lexington, WeWork, Utopicus, Spaces… entre otros. La tendencia crece y lo que era inicialmente una filosofía de colaboración y sinergias, parece que se está convirtiendo en algo totalmente corporativo, muy enfocado a las empresas y no tanto a los individuos ni a la comunidad.

trabajo flexible en auge

El trabajo flexible es ya una tendencia imparable en la economía, cada vez hay más empresas que dan a sus trabajadores la opción de trabajar algunos días al mes desde dónde quieran y seguirá yendo a alza según los expertos. En esta nueva tendencia, el negocio se generará principalmente con las oficinas y la tecnología. Otra tendencia a destacar en el sector laboral en auge es la llamada gig economy, que se definiría como la economía de los “pequeños encargos” refiriéndose a los trabajos esporádicos para empresas. Se calcula que entre el 20% y el 30% de la población activa ya trabaja en este sector de los servicios puntuales.

La principal ‘ciudad coworking’ hoy en día es Londres, por delante de Nueva York, con cifras de alquiler de espacios que representan el 21% del total de oficinas contratadas, según un informe de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield. El liderazgo de la capital británica se sustenta en un aumento histórico del 190% en las contrataciones respecto al año anterior, con 230.000 metros cuadrados en el distrito central de Londres. El Reino Unido representa hoy en día el 32% del espacio de trabajo flexible mundial.

 

Spaces 22 arroba barcelona

En medio de esta situación de cambio constante van creciendo los “corporate real estate coworkings”, es decir, espacios de coworking gigantescos con capacidad para cientos y cientos de trabajadores/ coworkers. En Barcelona, Spaces 22 Arroba, en el barrio del Poblenou, cuenta con 2.300 metros cuadrados hábiles, 365 sitios de trabajo, 130 adicionales, 6 salas de reuniones y un espacio dedicado al Businss Club. También tiene servicio de restauración y áreas de descanso con futbolín, ping pong, billar y una terraza. A parte de este espacio nuevo en la Ciudad Condal, Spaces a tiene presencia en más de 30 países y espera cerrar el 2018 con 230 centros de trabajo flexible por todo el mundo.

Otro ejemplo de esta nueva tendencia emergente en nuestra ciudad es la multinacional Regus, que ya ha alquilado 3.800 metros cuadrados en un edificio de oficinas en Gran Via de les Corts Catalanes. La consultora Forcadell, que junto con CBRE han asesorado a Regus para hacer esta operación, ya informó que la multinacional tendrá en Barcelona su tercer centro de servicios mundiales, después de los que ya tiene hace unos años en Malasia y Estados Unidos. Regus se fundó en Bélgica y se autodefine como empresa que proporciona a sus clientes espacios de trabajo: oficinas equipadas, flexibles y virtuales, despachos, salas de reuniones y espacios de trabajo conjunto.

Otro ejemplo como el re Regus pero a escala pequeña es el de Attico, la empresa de coworking catalana que este verano llegará a dispone de 1.500 desks o espacios de trabajo y 9.500 m2de oficinas (¿hola?), tras haber cerrado el alquiler de 3.400 m2de oficinas en el edificio MED I del Front Marítim de Barcelona (propiedad de Meridia Capital) , también asesorada por la consultora Forcadell. La firma ha invertido ya 1,5 millones de euros en acondicionar sus oficinas.

Pero aquí llega nuestra reflexión… Estas multinacionales que hablan de que nos encontramos delante de unas generaciones de trabajadores cada vez más disruptivas y millenials… ¿Qué nos están vendiendo exactamente? ¿Es posible hacer comunidad con 500 o hasta 1.500 personas en un mismo espacio de trabajo? Quizás la tendencia sea ir hacia hacer una cantidad mayor de contactos, es decir, pagas más y tienes más contactos potenciales, aunque, ¿esto nos lleva a una sociedad y modelo de trabajo que nos hace más felices? ¿Uno se siente a gusto y cómodo trabajando con tanta gente?

Si este modelo de oficinas/coworking está creciendo tanto será por alguna razón. Lo que está claro, es que se tiende a relacionarse e intercambiar mucho más, y si es cierto que empresas de muchos trabajadores que quieran ir a trabajar a un espacio así (o departamentos concretos como es el caso de Google) no podrían caber en un coworking más familiar con a filosofía original de comunidad y de colaborar y crear sinergias. Entonces puede que quizás… ¿el futuro de estos espacios sea buscar inversores para poder disponer de un espacio más grande para cubrir las necesidades de más gente y crear varias comunidades?

 

 

 

 

Compartir: